Un fin de semana en Ronda, Málaga: qué ver y hacer

Puente Nuevo en Ronda

Cae el sol en las calles de Ronda cuando se prenden las luces del Puente Nuevo. La oscuridad disipa el paisaje escarpado y una aura hechizante aflora en cada rincón de la ciudad. Una magia que inspira a bohemios y cautiva a románticos, paseantes de un casco antiguo que abraza. Una ráfaga de belleza que se extiende entre los principales atractivos del lugar, para no dejar al viajero indiferente.

“He buscado por todas partes la ciudad soñada, y al fin la he encontrado en Ronda”, dejó escrito Rainer Maria Rilke. El poeta checo era buen conocedor de París. También de Viena. Y había circulado por Europa viviendo en Italia, Rusia, Alemania, Francia, Dinamarca, Suecia, Bélgica y Suiza. No obstante, a la hora de elegir, no dudó en destacar esta maravilla de la Costa del Sol. Una cita que se ha vuelto simbólica.

Junto con Antequera y el Caminito del Rey, Ronda es una de las grandes perlas del interior de Málaga. Un destino que no puede faltar en una ruta por los pueblos más bonitos de Andalucía, a bordo de vehículo propio o de un coche de alquiler. Las posibilidades en este lugar al oeste de la provincia son infinitas: desde un turismo activo de vértigo hasta un turismo gastronómico de rechupete, pasando por una escapada de la rutina repleta de tranquilidad. Estas son las mejores cosas que ver y hacer en Ronda.

Cruzar el Puente Nuevo

Puente Nuevo al atardecer en Ronda

La imponente imagen del tajo de Ronda, con la ciudad en la cumbre del monte donde se halla, es imperdible. Aunque tiene un cómplice que multiplica su hermosura: el Puente Nuevo. Una construcción erigida a finales del siglo XVIII, tras un primer intento accidentado, que funcionó como prisión y que une el casco antiguo con el núcleo moderno. Desde sus más de cien metros de altura, se pueden presenciar las mejores vistas de la comarca, enverdecidas por la dehesa. Una obra magnífica de día y fascinante de noche, desde donde contemplar los mejores amaneceres y atardeceres de Ronda.

Bajar al tajo de Ronda

Si bien hay un modo privilegiado de contemplar el Puente Nuevo, éste es bajando a las profundidades del tajo. La faceta más natural de Ronda, y también la más excitante. Sus paredes escarpadas y el paso del río Guadalevín, que brinca en cascadas por los altibajos, convierte este lugar en un espacio perfecto para disfrutar del turismo activo. Caminar entre desfiladeros, seguir vías ferratas o bajar las cuestas haciendo rápel supone un chute de adrenalina para sedentarios y aventureros. Una buena propuesta que ofrece Al Andalus Activa.

Deambular por el casco antiguo

Las fachadas blanquecinas, las callejas tortuosas y los edificios históricos otorgan al casco antiguo una aura especial. Un atractivo que se descubre paso a paso, dejándose llevar por la intuición y recorriendo el laberinto de vías sin rumbo fijo. Los principales atractivos del centro histórico son el Mural a los Viajeros Románticos, el Palacio de Mondragón, la Iglesia de Santa María la Mayor y el Mirador de la Aldehuela.

Reseguir las antiguas murallas

Murallas en Ronda

La situación privilegiada de Ronda y su extraordinaria ubicación sobre un promontorio rocoso convirtieron la ciudad en un cerco infranqueable. El viajero aún puede recorrer los vestigios defensivos de aquellos tiempos, en forma de murallas urbanas. Los puntos de mayor interés son el Arco del Cristo y la Puerta de Almocabar, la Puerta de los Molinos y la Puerta de las Imágenes. Una oportunidad para conocer el casco antiguo desde otra perspectiva, al tiempo que se admiran sus bonitos alrededores.

Entrar en la plaza de toros

Plaza de Toros de Ronda

Otro símbolo de Ronda es su plaza de toros. Más allá de la opinión que el viajero tenga sobre la tauromaquia, visitar este rincón resulta curioso para entender la historia de la ciudad y su relación con la Real Maestranza de Caballería, una corporación nobiliaria creada en el siglo XVI para que se mantuviese el buen manejo de los caballos. La plaza, que se presenta como la más grande y antigua de España, es especialmente conocida por presenciar las epopeyas del torero Pedro Romero y por haber sido pintada por Goya en varias de sus obras.

Relajarse en la Alameda del Tajo

“¡Coño!”. Aunque escrito duela a la vista, se dice que ésta es la palabra más usada cuando uno se asoma al Mirador de Ronda. Y no es para menos. La caída vertical al vacío impresiona y las vistas encantan. No es raro, pues, que se conozca este balcón con el sobrenombre del Mirador del Coño. Un atractivo que encaja a la perfección con el parque al que forma parte: la Alameda del Tajo. Situado al lado de la plaza de toros, es el pulmón de la ciudad y su jardín botánico tiene especies de todo tipo. Un lujo para desconectar del ruido y los coches, relajarse sentado en algún banco y dejar las horas pasar.

 


INFORMACIÓN PRÁCTICA

Cómo llegar

Cómo moverse

El transporte privado es la mejor manera de moverse por la provincia de Málaga. Si planeas coger un coche de alquiler, EasyTerra será una buena opción.

Dónde dormir

Hotel Catalonia Reina Victoria (desde 90€/noche)

Calle Jerez, 25, 29400 Ronda, Málaga

Telf: 952 87 12 40

[email protected]

Albergue Los Molinos (desde 15€/noche)

Ctra. Los molinos del Tajo, s/n, 29400 Ronda, Málaga

Telf: 952 190 722 – 630 639 693

[email protected]

Dónde comer

La Taberna

Plaza del Socorro, 8, 29400 Ronda, Málaga

Telf: 607 53 79 54

Para más información, visita la página oficial de turismo de la Costa del Sol y de Andalucía.


Deja un comentario